Seleccionar página

Hay días en los que parece que cada situación parece ocurrir de la peor manera posible. Hace poco tuve un día de esos. Resulta que hoy, leyendo Salmos 27, me encontré con una declaración del rey David que me hizo reflexionar en este tipo de situaciones y su manera de afrontarlas.

David enumera muchas situaciones desfavorables en las que podríamos llegar a pensar que son el colmo de males. En una de ellas llega a indicar una situación que, para mí, sería una de las más dolorosas:

Aunque mi padre y mi madre me abandonen, […]
Pero agrega:
[…] tú, Señor, te harás cargo de mí.
Al final de su salmo termina diciendo una frase que me ha ayudado a cambiar la perspectiva:
Pero yo estoy convencido
de que llegaré a ver la bondad del Señor
a lo largo de esta vida.
¡Ten confianza en el Señor!
¡Ten valor, no te desanimes!
¡Sí, ten confianza en el Señor!
Si hoy es uno de esos días difíciles, recuerda: Dios se hace cargo de ti y de tu problema. Así que ¡no te desanimes!